¿Porque CORAL?
 
Aunque se dice que el sistema de salud pública en México es para todos, la realidad es diferente. Un alto porcentaje de la población total, la mayoría en áreas rurales, se encuentra sin acceso a servicios de salud básicos; tales como vacunas, pruebas rutinarias de salud y cuidados pre y postnatales.

Personas que viven cerca de los centros urbanos reciben atención médica en hospitales de gobierno o a través de clínicas privadas. Los hospitales gubernamentales proveen varios servicios, pero, como resultado de un déficit crónico de financiamiento se encuentran limitados en su capacidad de proveer atención médica, de apoyo y de personal debidamente entrenado. Las clínicas privadas ofrecen una mejor opción para el cuidado de la salud, pero con frecuencia son inaccesibles a las mayorías, mexicanos de clase trabajadora, debido a sus altos costos.

Encontrar un programa y equipos de rehabilitación a costo accesible en México es extremadamente difícil para individuos con discapacidades que viven fuera de las grandes ciudades. Por lo regular, es la familia exclusivamente la que se encarga del cuidado de la persona con discapacidad. Por consiguiente, solo las familias que tienen los recursos necesarios son las que pueden pagar gastos médicos, mientras las familias que tienen recursos económicos limitados, solo pueden contar con los servicios que ellos solos pueden costearse. Las personas con discapacidades que sufren de extrema pobreza, con frecuencia afrontan la vida mendigando en las calles o viviendo de la caridad.

Los individuos con sordera y problemas de audición enfrentan problemas sociales muy particulares a su condición; a diferencia de los otros individuos que poseen
discapacidades mas "obvias". Con frecuencia, su problema no se detecta. A los niños que tienen problemas de audición se les identifica como retrasados o como niños con problemas de conducta. Aun cuando a una persona se le diagnostica una deficiencia auditiva, su lucha siempre continúa. A los niños sordos, o con problemas de audición, con frecuencia se les niega el acceso a las escuelas públicas y sus familias generalmente les consideran incapaces de valerse por si mismos.

En Oaxaca, estado que ocupa el segundo lugar en pobreza en la Republica Mexicana, existen aproximadamente 100,000 individuos con sordera o problemas de audición con necesidad de servicios de rehabilitación de bajo costo. No existen servicios de pruebas preventivas y de diagnóstico para identificar el nivel de pérdida auditiva, fuera de la capital del país. Las pruebas de audición y servicios similares solo son disponibles en clínicas privadas, pero son exclusivamente costosas. Para poder comprar un equipo auxiliar de audición de colocación detrás del oído, se necesita aproximadamente de $200 a $1,000 dólares. Las pruebas auditivas cuestan aproximadamente de $25 a $35 dólares, y las pilas tienen un precio de $7 dólares cada paquete. Además, hay gastos relacionados con el mantenimiento y reparación de equipos auxiliares de audición. La familia oaxaqueña gana en promedio menos de $5,000 dólares por año. Muchas personas con problemas de audición no tienen otro remedio que vivir sin ningún tipo de tratamiento.

El gobierno Mexicano provee muy poca de asistencia a las personas con problemas de audición en Oaxaca. La clínica del DIF (Desarrollo Integral de la Familia), que opera con fondos de gobierno, ofrece pruebas de audición con bajo costo, pero
los audiómetros, y demás equipo de diagnostico auditivo, se encuentran seguidos en mal estado y bajo constante reparación.

Proveer al paciente con equipo auxiliar de audición es el primer paso en el proceso de rehabilitación. Los pacientes tienen que ser enseñados a mantener su equipo, y también requieren apoyo para aprender a comunicarse con el resto del mundo. Esto se logra a través de la terapia y educación, las cuales varían según la situación de cada paciente. En Oaxaca hay muy pocas organizaciones que trabajen de manera integral con las niñas/os sordos.

El Centro Oaxaqueño para Rehabilitación Auditiva y del Lenguaje trabaja para ayudar a niños y adultos con sordera o problemas de audición, provenientes de familias de escasos recursos. Estas últimas encuentran solo una opción limitada entre las caras clínicas y los muy reducidos servicios que ofrece el gobierno. CORAL provee servicios dirigidos a población de escasos recursos en pruebas de audición, equipos auxiliares de audición, servicios clínicos, rehabilitación del lenguaje, detección temprana entre otros brindando atención a un promedio de 2,500 individuos y a sus familias por año.

Por cada individuo que entra a CORAL hay cientos más que urgentemente necesitan nuestros servicios. Sin la ayuda de CORAL, muchos niños y adultos se quedarían sin remedio, en una vida de total silencio y, aislados de sus familias, amigos y la comunidad. CORAL brinda a las personas con pérdida auditiva y sordera la oportunidad de gozar de una vida normal en Oaxaca.



20 años de llevar sonidos, música, palabras y susurros a los oídos oaxaqueños

¡Te necesitamos! .
Haz tu donativo aquí hoy
Lee el informe
anual
aquí

ver videos
¿Quieres ser un voluntario o hacer tu servicio social?
Haz clic aquí.
Articles, radio interviews and more
Haz clic aquí.
 |  Principal  |  Quienes somos  |  Como trabajamos  |  Transparencia  |  Como ayudar  |  Biblioteca  |  Colaboradores  | 
 |  Mapa del sitio  |  Decirle a un amigo  |  Contacto  |  English  | 

Derechos Reservados 2009 por CORAL A.C.
Diseño por IngresosRED